Buscar

Sobre "el misterio" de las REFLEXOTERAPIAS y el poder de tocarnos.

Que la boca exhale las tonadas del corazón, Y la mirada el brillo o la bruma del último sueño, Que la piel exprese la frugalidad o el peso de cada víscera, Que las manos se ocupen de los pies, y los pies también de nuestras manos Que  reconozcamos esa urdimbre de sentires e hilos de vida que somos, Que un día, al compás de los cinco elementos,  reunamos los múltiples lazos que tejen cielo y tierra en nuestro cuerpo. Ana Lucia Acosta Bedoya ¿Historias para contar en los dedos