Buscar
  • Ana Lucia Acosta B. @unpuentereiki

MUDRA DE LAS OLAS – La ola de la individualidad emerge flexible y fuerte del mar de lo colecti


Lago Titicaca – Puno – Perú. Fotografía Juan Felipe Correa Gómez.

Caroline Myss, en su libro ANATOMÍA DEL ESPÍRITU,  realiza una profunda reflexión sobre el Poder Tribal, la conciencia de grupo y el valor sagrado del sentimiento de pertenecer a, como pilares energéticos de eso que nombramos como el CHACRA RAÍZ, centro de energía vital que abastece de forma especial la salud física y la relación con el cuerpo, y por tanto un consciencia necesaria de arraigo para vivir. Por otro lado, frente a este aspecto físico y psicológico de la existencia Caroline Myss también nos dice:

“Evaluar nuestras creencias es una necesidad espiritual y biológica. El cuerpo físico, la mente y el espíritu requiere ideas nuevas para crecer y prosperar. Por ejemplo, algunas tribus poseen muy pocos conocimientos acerca de la importancia el ejercicio y la alimentación sana hasta que un miembro de la familia cae enfermo. Entonces tal vez se prescribe un nuevo programa de ejercicios físicos y de dieta para el familiar enfermo y, esto introduce una realidad totalmente diferente en la mente y en el cuerpo de otros familiares, una realidad que hace referencia a la necesidad e hacer elecciones más responsables y conscientes del cuidado personal, como aprender a valorar la autoridad sanadora de la nutrición y el ejercicio…

Las crisis de la vida nos dicen simbólicamente que necesitamos liberarnos de las creencias que ya no nos sirven para el desarrollo personal… Cada nueva encrucijada significa entrar en un nuevo ciclo de cambio, ya sea adoptando un nuevo régimen de salud o una nueva práctica espiritual. Y el cambio significa, inevitablemente, dejar atrás a algunas personas y lugares conocidos para avanzar hacia otra fase de la vida”* 

Construir una noción clara de la individualidad es saberse parte de un TODO universal, familiar, genealógico y a la vez construir un nivel de consciencia que permita la individualización que pasa por una sana diferenciación del colectivo familiar. Esto facilita la ruptura de esquemas de repetición familiar. expresados en patrones de enfermedad física y psíquica, que tantas veces terminan inconscientemente justificados bajo el “amparo grupal” del linaje, la tribu, la familia o la herencia. En un explícito o implícito dictamen: “Eso fue lo que aprendí, eso fue lo que vi” que en un últimas encubre un anhelo de “que mi familia responda por mi”.

Mi propósito es compartirles el mudra del mes que es el MUDRA DE LAS OLAS, un gesto de abrazo entre nuestras manos, que invita a la integración de nuestras polaridades y hemisferios cerebrales y estimula nuestro sistema linfático y circulatorio, que son torrentes por los que fluyen caudales de memorias transgeneracionles. 


Este mudra también invita a la flexibilidad pues emula el movimiento de olas en ese entrecruzamiento de manos y dedos. Observemos que cada ola es un movimiento único, un despliegue particular de un colectivo inmenso de agua, podríamos decir que cada ola es la analogía de la expresión INDIVIDUAL del gran mar del inconsciente familiar y COLECTIVO, no existe ola sin mar ni mar sin olas. 

Permitámonos pues el afloramiento de lo particular, en la expresión de nuestra individualidad, en un vaivén en dónde esa consciencia de sí, que llamamos YO, y que a veces aporreamos despectivamente pues también recibe el nombre de EGO, conversa con la TOTALIDAD, fluye y aflora de un margen mayor de información ancestral, colectiva y cósmica.

Decreto: “Me permito emerger desde el centro mismo del mar de la vida, apreciando en fluidez el caracter único de mi cambios y movimientos, de lo que SOY”

Práctica: Puedes sostener la postura durante unos 3 -5 minutos, observando tu respiración permitiendo que aflore ese sentimiento o esas imágenes sensibles de flexibilidad y fluidez en ti. Puedes practicarlo intercalando tus manos cada vez que lo practicas.

*Caroline Myss ANATOMÍA DEL ESPÍRITU – La curación del cuerpo llega a través del alma. Pag 140 – 141. Ediciones B. 2005

Ana Lucia Acosta B

Maestra y Terapeuta REIKI

 

©2020 por Un puente Reiki. Creada con Wix.com