Buscar
  • Ana Lucia Acosta B. @unpuentereiki

Parpadeos de luz en los cielos del cambio


impávida y mutante,

traslúcida y misteriosa,

Ella mira en silencio protector el devenir humano,

Hoy la Luna Reina, hace su danza ante el flamante Rey,

Madre y Padre conjuran amores,

renuevan antiguos votos.

Ella, con su pátina dorada, 


Vive su memorable encuentro,  teniendo a una joven por testigo:

La tierra, hija y madre, se alinea en amor, mientras asiste al aspecto trinitario de la vida. 

Un momento contado en parpadeos de luz,  narrado en los cielos del cambio”

Ana Lucia Acosta B.

Rostros, luces y sombras sobre la medicina del cielo:

“Existe una parcela de la medicina que ha conservado su validez durante casi 2000 años, pero que es rechazada mayoritariamente por la medicina moderna y considerada una superstición: la astromedicina o medicina astrológica. Su fundador; el médico griego y padre de la medicina Hipócrates (460-377 a. de C), partió de la base de que las estrellas y la Luna influyen en la salud de las personas. Hoy, estudios particularmente en Estados Unidos,  señalan como durante la Luna llena y la luna creciente, las personas sangran más abundantemente (Dr. Edson Andrews de la Florida), también se ha observado como los componentes químicos de la sangre que determinan la frecuencia del latido cardíaco actúan de forma diferente en las distintas fases de la luna (Dr. Harry Rounds, Wichita State University)”1. Sea que éste cambio se dé por el impacto directo de la Luna sobre nuestros fluidos corporales, o por el efecto de los cambios en el magnetismo terrestre producidos por la blanca dama, ¿cómo podríamos negar su influjo sobre nuestros estadios emocionales y los cambios que atravesamos a nivel climático, físico y psiquico?

Si te has preguntado por el REIKI, has recibido REIKI, eres un REIKISTA, incluso si no lo eres, y buscas  un soporte espiritual, emocional incluso intelectual, complementario a la visión tradicional de la vida y la salud, probablemente reconozcas que el Sol es más que una masa de gases a temperaturas inimaginables, que lleva ya una larga temporada de tormentas, que al parecer “atormentan” nuestros radares, telecomunicaciones y la calidad y calidez del clima terrestre. Quizá te hayas preguntado, cómo a través de las estrellas, soles y lunas,  es probable que emane una vibración de impulso y apoyo, proveniente de una fuente mayor de energía, y que por tanto, de estos astros recibamos mucho más que luz y calor.

Sol en el cenit, lunes 7 de abril de 2014 – Medellín – Colombia



“La luna entre dragones de nubes. Antes del eclipse, noche del lunes 14 de abril de 2014”

Asistimos en vivo y en directo a acontecimientos que activan memorias colectivas de cataclismos, paroxismos colectivos, ismos, y sismos, que en últimas hablan de MOVIMIENTOS, CAMBIOS, TRANSICIONES. Viejas narraciones de una temida “Apocalipsis”, almacenada cripticamente en un texto cuyo nombre también fue el Libro de las Revelaciones. 

¿Qué nos revela el cielo hoy? ¿Cómo correr los velos en la cotidianidad de este presente? ¿Qué hay detrás de la naturaleza en su canto o gemido? ¿Algo vocifera el cambio climático?  ¿Qué es lo que nos invita a mirar el firmamento en medio de las transformaciones profundas no sólo en la faz de la tierra, sino también en el rostro del alma y del cuerpo? ¿Cómo cambia nuestro gesto vital ante la urgencia de una llamada enfermedad, duelo, anhelo, sueño? ¿Cómo se nos eclipsa o  ilumina la mirada, reflejo del Ser y su trasegar? ¿Qué tanto nos hace parpadear una crisis vital  para esclarecer la mirada sobre eso que llamamos AMOR?


Poco a poco  descubrimos la necesidad de darle una revisión al cariz de la salud del alma y del cuerpo, a la máscara (persona) o vestido del EGO en nuestras relaciones, a las formas, luces y sombras de nuestro proceso de EVOLUCIÓN FÍSICA – ESPIRITUAL.

No es al azar ni el episodio estelar que abre esta cuadratura de danzas celestes (ya se sabe que es el primero de cuatro eclipses que se darán hasta el 2015) ni el hecho de que se produzca en el escenario de lo que a un nivel colectivo- religioso, es un momento de transmutación, limpieza, pasión – revisión, resurrección, esto como lo concebido dentro del horizonte cristiano, pero que va más allá de la era cristiana, y que tiene que ver también con ritualizar la vida  desde la COSECHA y el florecimiento de la PRIMAVERA,  como metáfora de un despertar y un florecer espiritual. Una mirada al tema es también la percepción de que se trata antesala del nacimiento de una consciencia crística en el cuerpo-humanidad, de un llamado a VIVIR desde el corazón en su sentido más puro, prístino, cristalino..

Y esta sagrada semana, más allá de la confesión religiosa que practiques,  se ha dispuesto para el proceso de asimilación, de una vibración de impulso cada día. Para esto, el domingo (de ramos) se abrió en receptividad para conectarnos con la tierra, sus elementales vegetales, minerales, animales (rayo rojo rubí); El lunes, bastante lunar, nos facilitó el fluir con las aguas de la vida, las lágrimas, la fuerza del conocimiento cifrado en lo inconsciente, lo femenino, lo materno (rayo naranja); Se nos da un martes, para armonizar con el fuego solar de la creación, la voluntad, la depuración del poder emocional, la relación con el padre y lo masculino (rayo amarillo), un miércoles, para conectar con el hermético y alquímico poder del corazón y sus secretos, sanando sus heridas y reconociendo sus potenciales (rayo verde-rosa), un jueves, para afinar la voz, neutralizar de ardores la palabra para que crear en libertad y paz con los seres que nos rodean (rayo azul), un viernes para celebrar, compartir las viandas del amor, la abundancia de una mesa servida para el corazón en renovación, transformando nuestra visión de la vida (rayo magenta), un sábado para trascender, soltar, en el blanco infinito de un camino libre de aquello que es necesario dejar ir, morir, liberar (rayo blanco). 

Por último un domingo, iridiscente, multicolor, un relato vivo de que es posible nacer, morir y volver a nacer de múltiples formas mientras transitamos la existencia presente, el presente en  su sentido humano y divino, del modo en el que el amado maestro Jesús lo señala con su ofrenda de amor incondicional para humanidad. (Este recuento de los días de la semana santa, surge a partir de lo sugerido en la Canalización Arcángel Chamuel sobre este tema–  a través de Ana María Arbelaez, canal de AYMALUZ- Ángeles y Maestros de luz)

Esta noche, bajo el influjo fresco de este eclipse, quiero invitarlos a mirar el firmamento para maravillarnos, inspirarnos, alimentarnos de luz, de prana, de KI, de esta energía vital proveniente del cosmos, que nos está ofreciendo también su aliento – alimento, en estos tiempos en donde conviene respirar, y con los pies firmes en tierra, mirar al cielo, y reconocernos parte de un todo mayor, sin velos, sin miedos, sin tabúes, sin fanatismos, en sana reverencia por estar plantados en la madre tierra, ante el acontecimiento cósmico de la vida, que fluye no sólo en GAIA, también a través y alrededor de ella.


Siempre el camino, conviene de tanto en tanto, levantar el rostro y mirar el cielo.

1. Nota al pie: HERMANN, Thea. El oráculo de la luna, el poder oculto de lo femenino. Ed. Tabla de Esmeralda.

Ana Lucia Acosta Bedoya. Maestra y Terapeuta Reiki – AYMALUZ

Comunicadora social – periodista U. de A. Master en Derechos Humanos U. de Alcalá – Madrid. Doula – Org. Doula Caribe 

 

©2020 por Un puente Reiki. Creada con Wix.com