Buscar
  • Ana Lucia Acosta B. @unpuentereiki

¿Qué significa tomar EL NIVEL III de REIKI y la Maestría?

Actualizado: may 22

“A los Maestros y Maestras de mi vida, gracias,

A la Maestra- Maestro en mi, gracias,

A la Maestría de la vida-muerte-vida, siendo a través de mi, Gracias”

¿Qué significa tomar EL NIVEL III de REIKI y la Maestría?


La Maestría es una construcción, paulatina, lenta y constante, como la caída del agua que transforma, a su paso y con el tiempo, la roca en el lecho del río. Es también un acontecer, un suceder, un fluir ante las circunstancias vitales, mientras una voz interna se hace audible y guía en paciente observación el flujo incesante de la existencia.


Tomar el Nivel III de REIKI implica cerrar un ciclo de aprendizaje en un entrenamiento básico dentro de este sistema de sanación universal. Es importante tener presente que conocer  los 5 símbolos tradicionales del Reiki trasciende el nivel de memorización de unas imágenes y decretos puntuales, pues se trata de un encuentro con frecuencias vivas y de profundo poder transformador. Es por esto que cada curso de Reiki y cada iniciación, hacen parte de un movimiento vital para la persona, orquestado, casi coreográfico, en donde en lo cotidiano comienza a revelarse una nueva verdad, un nuevo sentir, un despertar, un cambio. 


Como lo han podido notar casi todos aquellos que han pasado por los cursos anteriores, cada iniciación en Reiki conlleva una responsabilidad única y específica consigo mismos, en ese arte del acompañamiento íntimo en los procesos del alma, en la ardua y rica labor de “desvictimizarnos” ante la misteriosa existencia y sus múltiples aprendizajes.


El Maestro es quién sabe en primera instancia acompañarse a sí mismo en su camino, en su viaje, el Maestro es aquel que se sabe aprendiz y asume de forma resuelta un ir paso a paso. Es el apoyo constante de sus pies en la tierra de su realidad individual, lo que le permite ser apoyo para otros.


El Maestro interno como el Maestro afuera es a veces báculo y a veces brújula, nunca muleta. Sabe del valor de moverse como del valor de parar, ha corrido quizá muchas maratones y reconoce que de “las carreras no queda sino el cansancio”, que en la vida como en la muerte hay un tiempo preciso, precioso, justo para todo, un tiempo para irse como un tiempo para llegar.


Cuando crece el cauce de los acontecimientos y los bordes que contienen el río de la vida parecen disolverse, ese Maestro, esa Maestra, suele hablarnos fuerte, convocando decisión y acción liberadora. El Maestro habla de forma veraz desde y para el corazón. El mensaje se hace diáfano a mayor silencio, y  es esquivo o brumoso, incluso doloroso, cuando vivimos sin tregua ni tiempo para escucharlo.


Esta es pues una invitación para trascender el ideal de hacernos Maestros en un día y asumir la vida entera como escuela y maestría. 

¿Que si podrás pasar los alineamientos Reiki a otras personas y sintonizarlas para ser un canal de la energía sanadora?


Sí, siempre y cuando sea tu deseo y voluntad acompañar a otros a ser individuos, a hacerse cargo de un potencial innato y que como todo potencial tiene formas únicas de expresión, con acciones y consecuencias únicas de sanación, no siempre entendibles para la personalidad o la razón.


¿Que si en algún momento puedes dedicarte a enseñar el Reiki a otros?


Sí, si es tu deseo y voluntad abrir ese portal de acompañamiento sabiendo que cada persona o grupo, sea este grande o pequeño, implicará un encuentro de profundo aprendizaje, en el cual la humildad ante los saberes y sentires de cada quién, permitirá que la energía del REIKI en sí, revele su mayor propósito: el propósito que el Amor universal y su poder organizador tiene para cada quien.

Será tu responsabilidad diseñar tus propias memorias, entender que el REIKI como sistema está vivo y que conversa con múltiples prácticas de autoconocimiento y formas terapéuticas, como lo son la psicología, las prácticas de manos y bioenergía, el yoga, el poder sanador del sonido, la gemoterapia y la aromaterapia, y será tu responsabilidad decantar de qué modo, respetuoso y claro, deseas compartir esta información, reconociendo SIEMPRE sus orígenes y tradiciones.

¿Qué pasa si no deseo iniciar a otras personas?

Aunque nunca hagas un alineamiento a otra persona, o nunca dictes un curso de Reiki, o lo hayas dictado y un día no vuelvas a hacerlo, el Reiki opera como un sistema vivo en ti y  a través de ti, su asistencia a partir del Nivel III se hace aún más perceptible y notoria, del mismo modo, tu capacidad para aceptar los cambios en ti y en tu entorno, así como tu potencial para generarlos aumenta, siempre en relación con el propósito de tu alma y del alma universal.

Así que en lo particular tengo una premisa: “Todo iniciado, como todo ser humano, siempre está iniciando y terminando algo en su vida, con la diferencia de que éste tiene la posibilidad de VER y SER consciente de ello, lo que le permite ampliar el espectro de su VISIÓN y su ACCIÓN transformadora en su existencia, es decir: ampliar su CONSCIENCIA de lo que le acontece”.

Formar a otros en la técnica del Reiki y servir de canales para esta labor, es algo que corresponde al plan y misión del ser, no se obliga ni se fuerza, se da. Implica un continuo aprender y desaprender del cuerpo y sus lenguajes, del alma y del espíritu como una fuerza mayor que rige desde un orden profundo la existencia. Aprender y desaprender de las rutinas de vida y relación, del cambio como constante. Aprender y desaprender, de la alimentación más que del cuerpo, de la red mental y sus efectos inconscientes de repetición. Acompañar a otros a través del Reiki, es un camino que nos invita a romper los propios esquemas, a atendernos y cuidarnos en todos los niveles para favorecer el cuidado en otros.

A disfrutarnos tras dolernos para volvernos a disfrutar, mientras experimentamos el sabor de lo que permanece, de lo eterno en cada pálpito vital. Por último, La Maestría Reiki como el Reiki mismo, no es un camino a la santidad, ni a la felicidad, es un camino a la humanidad, más plena y viva, más consciente y fluida.


Ana Lucia Acosta Bedoya

Maestra y Terapeuta Reiki  Próximo Nivel 3 – Maestría Reiki – Sábado 17 de noviembre de 2018

Mayores informes e inscripciones: reiki.aymaluz@gmail.com


#maestriareiki

 

©2020 por Un puente Reiki. Creada con Wix.com